Marc Reibman

Marc Reibman se graduo de Boston University School of Law en 1981. Comenzó su carrera de abogado con el prestigioso oficína de abogados Costello & Shea en Nueva York. Ahí se encargaba de los casos de negligencia general, de negligencia médica, de responsabilidad del producto y de derecho marítimo. En 1986, Reibman empezó su propio oficína para representar a las víctimas de negligencia y a personas que fueron falsamente arrestados o maltratados por la policía. Reibman ha representado a las víctimas de varios tipos de negligencia, incluyendo accidentes de automóvil catastróficos, accidentes en los lugares de trabajo, accidentes de resbalón o tropezón y caída, la negligencia médica y productos defectuosos. Reibman toma en serio obtener los veredictos de jurados máximos o acuerdos favorables para sus clientes. Ha defendido casos en los que el jurado ha otorgado más de un millón de dólares a sus clientes. Entre otros logros, consiguió el mayor veredicto en la historia del Estado de Nueva York por un período corto de dolor y de sufrimiento: 10.500.000,00 USD por dos minutos y medio de sufrimiento en un caso de muerte en un ascensor. En muchos casos, los acusados han llegado a un acuerdo con Reibman extrajudicialmente por millones de dólares. Reibman personalmente se encarga de todas las etapas de sus casos judiciales, desde la entrevista inicial con el cliente hasta los testimonios, las comparecencias y los juicios. Sobre todo, Reibman se enorgullece de obtener veredictos de jurados o acuerdos favorables para aquellos clientes que otros negocios se negaron a defender o porque su caso era demasiado complicado o porque parecía tener poca importancia. Reibman tiene experiencia
particular en casos que requieren análisis científico o ingeniero como para entender el mecanismo del daño. Como resultado de sus varios años de éxito, un gran porcentaje de los clientes nuevos de su bufete vienen recomendados por clientes satisfechos anteriores.

Steven Weiner

Steven Weiner se graduó de Benjamin N. Cardozo School of Law en 1990 y se incorporó al gran bufete de “Wall Street” Stroock & Stroock & Lavan. Antes de ser abogado, Weiner se graduó de New York University Medical School y era médico autorizado con licencia. Era miembro de Stroock por tres años durante los que se enfocó en casos complejos de responsabilidad de producto y en otros litigios generales del bufete. Weiner se separó de Stroock porque quería ayudar a los individuos en lugar de a las grandes empresas. Weiner empezó a trabajar con Reibman en 1993. Juntos, tienen una colaboración muy exitosa en la que cada uno utiliza sus propias fortalezas. Debido a su experiencia médica, Weiner puede leer y analizar expedientes médicos extensos con presteza; la mayoría de las veces encuentra evidencia concreta de negligencia médica o de daño que otro abogado sin experiencia médica no hubiera sido capaz de identificar. Weiner representa a los clientes en toda etapa de litigio –desde la evaluación inicial del caso hasta el juicio con jurado o acuerdo extrajudicial–. Sobre todo, es apasionado por su trabajo en el ámbito de los derechos civiles y en los casos de brutalidad policial. Weiner ha representado a muchos clientes que fueron encarcelados ilegalmente, físicamente maltratados o acosados por la policía o otras autoridades policiales. Sus clientes satisfechos lo siguen recomendando a clientes nuevos que han sufrido daños o cuyos derechos civiles han sido violados.

REIBMAN & WEINER… Vale la pena llamarnos primero.